(Miguel de Santiago, en Ecclesia). Coincidiendo con el centenario del nacimiento del papa Wojtyla, el sacerdote y periodista Manuel María Bru publicó San Juan Pablo II (Incansable defensor de la dignidad humana) (Editorial San Pablo).

Siguiendo un estricto orden cronológico, el libro cuenta, en un primer capítulo, la infancia, juventud, sacerdocio y episcopado en Polonia. El siguiente capítulo ya hace referencia al papado de quien fue calificado por Paloma Gómez Borrero como «Huracán Wojtyla»; en él cuenta los primeros diez años del pontificado. Para la segunda década reserva el capítulo tercero, bajo el epígrafe de «protagonista de un cambio de época». Y la parte final, correspondiente a los últimos años de su vida, es calificada como «la aurora de un nuevo milenio».

Teniendo en cuenta la amplia bibliografía en torno a la vida de quien fue, para muchas personas, el papa de su vida, pues no en vano estuvo más de veintisiete años en la sede de Pedro, y habiendo vivido en primera línea informativa ese extenso pontificado, el autor hace una crónica extensiva de la vida de Juan Pablo II.

Este carácter divulgativo de la obra, en la que se trata de abundar en la personalidad y santidad de vida del protagonista, hace que el autor haya prescindido de las citas a pie de página. Bru evita caer en simplismos de contraponer unos y otros de los pontificados más recientes y, por ejemplo, subraya la pasión del papa polaco por reformar la Iglesia, continuar la estela del Concilio Vaticano II, del que fue padre conciliar, en diálogo con el mundo contemporáneo, actualizar la doctrina social de la Iglesia, fundamentar la dignidad de los seres humanos…

La vida de san Juan Pablo II fue todo un testimonio de humanismo cristiano desde el primero hasta el último suspiro. En la introducción, Manuel María Bru ha entresacado pocas, pero muy significativas, citas de valoración global del pontificado que estudia. Todas ellas merecen ser consideradas detenidamente: tanto las de Miguel Ángel Velasco, Francisco Vázquez y Carlos Valverde como las de Chiara Lubich y Mijaíl Gorbachov.

Pese a las cuatrocientas páginas del libro, Bru reconoce que es mucho lo que se queda sin contar, pero ha sabido seleccionar los acontecimientos y las enseñanzas con las que dibujar una completa semblanza del personaje que marcó la historia del último cuarto del siglo XX e introdujo a la cristiandad en el tercer milenio de la era cristiana con la valentía de sus arraigadas y fuertes convicciones.

Miguel de Santiago

Ecclesia 4.093 (16 de octubre de 2021) 49.

Follow by Email
Instagram