Himno para un banquete

(Miguel de Santiago, en Vida Nueva). He aquí un clásico de la literatura mística del siglo XX: Vida en el amor. Su autor, el poeta nicaragüense Ernesto Cardenal, lo escribió, como es sabido, durante su estancia en el monasterio trapense de Kentucky. Por entonces, tenía poco más de 30 años, ya había participado en la rebelión contra el dictador Somoza y, después de grandes dudas, luchas y contradicciones, experimentó una fuerte conversión espiritual.

Este libro es el fruto de sus anotaciones en la Trapa; allí estaba de maestro de novicios el monje y escritor Thomas Merton, que prologaría el libro de Cardenal. La obra fue publicada hace medio siglo, cuando su autor ya era sacerdote, casi diez años después, y ha sido continuamente reeditada con el éxito que merece.

Para mí, tras varios años redactando y madurando el poemario Contemplar para orar con la naturaleza (PPC, 2019), colofón a El camino del alma hacia el Amor. Obra poética y comentarios (UPSA, 2012), supone el reencuentro con una visión teórico-práctica de la mística moderna que sabe integrar armoniosamente la naturaleza, el hombre y Dios.

Vida en el amor ofrece muchos momentos de prosa poética de alta calidad y propaga la tierna armonía de motivos franciscanos; el autor de La montaña de los siete círculos lo consideraba como un maestro, no como novicio, y, por eso, apuntaba que “aquí hay algo más que una doctrina sistemática: hay una intuición de la profunda verdad de la vida cristiana: el cristiano está unido a Dios en Cristo por el amor”. En 1989, el mismo Cardenal publicará su Cántico cósmico, más claramente alineado con una mirada teilhardiana del universo y de la historia.

El poeta nicaragüense utiliza un lenguaje espiritual anclado en la exterioridad circundante para penetrar en la interioridad mística, donde el alma se encuentra con Dios Creador, belleza y amor sin límites. La naturaleza –y, en general, el mundo exterior– provoca emociones que Cardenal sabe describir con plasticidad y, como maestro de espiritualidad, aplica para el acercamiento al Dios Amor.

En la prosa de Vida en el amor hay auténtica poesía hábilmente entremezclada con una reflexión que puede considerarse heredera de la mejor mística cristiana. Una mística que viene precedida de la etapa ascética de conversión y lucha: cuando Cardenal escribe en aquella abadía sus apuntes sobre el amor de Dios, podría haber añadido lo del verso final de un famoso soneto de Lope de Vega: “Esto es amor, quien lo probó lo sabe”. El trato con Dios se convierte en intimidad profunda, en entrega absoluta como en las bodas místicas del Cantar de los Cantares y de los santos carmelitas del Siglo de Oro español, en oración a través del trato enamorado con Dios y con todos los seres creados, la naturaleza, los seres humanos…

En suma, este libro es un himno a la vida y al amor, una invitación a gozarse en el banquete del amor. “Todas las cosas se aman. (…) Toda la naturaleza se abraza”. Este arranque del libro es un prodigio de belleza literaria y de intuición poética y mística, que impulsa al lector a proseguir con la lectura y a aprender un nuevo modo de estar en la vida: en íntima relación con Dios Amor y cuanto Él creó.

Miguel de Santiago

Vida Nueva 3.228 (19 de junio de 2021) 45.

Quizás te interese:

Adentrarse en la experiencia del peregrino

Adentrarse en la experiencia del peregrino

(Carlos Correas Montero, en Misión Joven). El autor, Francisco X. Castro Miramontes, es sacerdote franciscano. Peregrino. Enamorado de la naturaleza, apasionado del Camino de Santiago vivido como peregrino y como hospitalero. Su ciudad natal guarda con secreto arcano:...

Mª Victoria Romero Hidalgo presenta Aprendiz de mí

Mª Victoria Romero Hidalgo presenta Aprendiz de mí

(SP). María Victoria Romero Hidalgo publicó su último libro, Aprendiz de mí, en enero de 2021. Ya entonces la pandemia había evidenciado nuestra vulnerabilidad y fragilidad, pero también la grandeza a la que estamos llamados. También obligó a paralizar, durante meses,...

Los desafíos teológicos, culturales y sociales de Juan Pablo II

Los desafíos teológicos, culturales y sociales de Juan Pablo II

(Miguel de Santiago, en Ecclesia). Con un verso del Tríptico Romano del santo papa polaco ha titulado Rino Fisichella su obra Yo llevo tu nombre en mí. Es un acierto, pues Karol Wojtyla fue un poeta –es decir, un creador «visionario»– y hombre de teatro y, por tanto,...