(Miguel de Santiago, en Ecclesia). El religioso camilo Mateo Bautista, experto en Pastoral de la Salud, publica Duelos para la esperanza (Acompañamiento desde el Grupo Resurrección) (Editorial San Pablo-Centro de Humanización de la Salud).

El libro es fruto de la larga experiencia del autor en el acompañamiento y sanación de personas en situación de duelo en tierras argentinas. Son veintiocho historias, muy bien redactadas y muy expresivas literariamente, que consiguen los efectos buscados. A veces parecen argumentos trágicos de novela, pero están basadas en la cruda realidad. Están escritas en primera persona, de modo que es difícil deslindar hasta dónde ha llegado la mano de quien aparece como autor del libro. En todas ellas se sigue el mismo esquema: exposición del contexto familiar, después los detalles fundamentales de la muerte del ser querido, cómo fue el proceso del duelo entre aciertos y desaciertos, para terminar con unas recomendaciones para los lectores que puedan encontrarse en situaciones similares.

Un dato que destaca a simple vista es que antes o después del golpe mortal que les supuso la pérdida de un ser querido, hubo o habrá momentos familiares difíciles. Está bien seleccionada la variedad de historias y testimonios de acentuado sufrimiento; así, encontramos pérdida de hijos, de esposos, de hermanos, de nietos, repentinamente o por enfermedad prolongada, de adolescentes, jóvenes y adultos, por accidentes, asesinatos, suicidios… Los relatos mueven las entrañas y el corazón después de transmitir al lector emociones diversas de miedo, dolor, ansiedad, sufrimiento, bronca, amor, perdón, etc. Y también el agradecimiento al grupo que acompañó su duelo, una gracia celestial que les salvó la vida en medio del sufrimiento haciendo renacer la esperanza.

Si hubiera que destacar unas páginas (aunque todas ellas ya vienen destacadas de entre las muchas conocidas por Mateo Bautista), me quedo con la última del libro, titulada El duelo de Dios Padre, que además constituye una pieza de alto valor literario y teológico. Es, pues, un libro interesante, escrito con el corazón, que no es poco.

Miguel de Santiago

Ecclesia 4.074 (8 de mayo de 2021) 49.